The house

Villa Planchart (El Cerrito), 1957

Arquitecto Gio Ponti, Milán

Durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, Venezuela, evidencio claros signos de progreso en la ciudad. Los Planchart, Armando y Anala, eran un pareja amante de la cultura y el arte. Mientras Armando quien hizo fortuna como importador exclusivo de la marca Cadillac en Venezuela, cultivaba el amor por las orquídeas, y la cacería, su esposa estaba dedicada a la vida cultural de la caracas moderna. Ambos “los clientes ideales”, emprenden la búsqueda de un lugar y un arquitecto para su casa soñada. Para ello seleecionan en una colina privilegiada en el valle de Caracas, y al padrino del renacimiento del diseño italiano de post-guerra, el arquitecto milanés, Gio Ponti (1891-1979), para ese entonces director de la revistas Domus.

Villa Planchart, una de las casas más célebres de la arquitectura del siglo XX y conocida como “El Cerrito”, constituye una de las obras más importantes del arquitecto italiano, quien se refería a ella como su “joya”, su obra maestra. La Villa, una casa-patio es el resultado de la simbiosis perfecta entre los esposos Planchart y Ponti, quienes mantuvieron una larga y maravillosa relación por cartas y telegramas durante el proceso de diseño de la casa, sumado a los envíos de planos profusamente detallados y visitas frecuentes de Ponti a Caracas. La ubicación y orientación de la casa con respecto al Ávila, es uno de sus mayores atributos: posada sutilmente sobre la colina, en un terreno de dos hectáreas con vista de 360 grados, es testigo privilegiado del crecimiento de la ciudad. Aunque inspirada en la forma de una mariposa, sus formas de diamante son reminiscencias de la Torre Pirelli, y su circulación magistral.